UN DÍA EN SANTA CLARA, PANAMÁ

Hay veces que pensamos que para viajar hay que salir de tu país... pero que tal si de vez en cuando, ¿miras donde vives con ojos de turista?


Yo amo con locura viajar, me gusta todo... desde los tiempos de espera en el aeropuerto, el estrés de perder una escala, el confundirme con los idiomas, sentarme en un parque simplemente a mirar a la gente pasar. Pero me doy cuenta que esas experiencias muchas veces las dejo pasar en mi país, en mi casa y es simplemente porque nos dejamos adsorber por el día a día, por la rutina.


El otro día le comentaba a mi esposo que una de las razones por las que me gustaría ser nómada, es porque a mi la rutina me mata... seguir el mismo plan todos los días se vuelve tedioso, y es por eso que añoro tanto ese momento cuando viene un viaje. Pero luego me puse a pensar, y qué tal, si a pesar del trabajo y del día a día, empiezo a vivir una vida de turista en mi país?...no de vacaciones, de turista.


Empecé este blog con el objetivo de dejar grabadas en un lugar todas nuestras historias, fotos y experiencias de los diferentes viajes que hemos realizado y por supuesto documentar los que vengan... pero mientras organizaba, me puse a pensar que si termino de documentar todos los viajes anteriores... ¿qué hago en medio mientras llega el siguiente viaje? y ¿qué tal si en vez de esperar, empiezo a ver mi país con ojos de turista?, creo que sin querer, empiezo a vivir desde ya la vida que sueño y que a veces pienso que está muy lejana.


Es por eso que ahora cada vez que hago un plan aquí en mi país, lo estoy documentando tal cual lo hago como cuando estoy de viaje... mirando desde la perspectiva de turista.


Buscando entre fotos, me encontré con este día que pasamos en Santa Clara, y al verlas recordé que ese día me sentí como si estuviese en otro lugar... recuerdé eso que siento cuando estoy de viaje fuera de Panamá.



Panamá tiene una posición privilegiada, nos encontramos entre dos mares, el Océano Pacífico y el Mar Caribe.


Santa Clara se encuentra en el Pacífico, a no más de 2 horas en carro desde la ciudad de Panamá. Es una pequeña localidad con bajadas públicas a la playa, pequeños hoteles y restaurante. A mi parecer, es donde se encuentran las playas más lindas de la zona.


Nuestro viaje empezó con un día espectacular de verano. Nos levantamos súper temprano para llegar antes de las 9 am, ya que por ser temporada alta, suele llenarse mucho la playa y en esos casos después de cierta hora no dejan entrar más carros.


Cuando llegas hay diferentes lugares donde te puedes estacionar, que los precios van de US $10 a US $20 por el día completo. Es una playa "pública" por lo que en teoría el acceso es gratis, sin embargo, lo que se cobra por estacionamiento es como si estuviese pagando el acceso a la playa.


Nosotros pasamos el día en el Hotel Restaurante Las Veraneras. Es un pequeño hotel que cuenta con estacionamientos, restaurante y ranchitos para pasar el día en la playa.


No llevamos nada de comer y tomar, por lo que todo lo consumimos allí.


En esta casa nos encanta la playa, mi hija principalmente desde que llega no sale del agua, así que íbamos un poco preocupados en que tanto iba a poder estar en el agua, ya que Santa Clara si es considerada un poco peligrosa, no es una playa de surfistas, como Playa Venao en Pedasí, pero si tiene bastanta oleaje. Para nuestra sorpresa nos hizo un día espectacular, el mar estaba súper calmado, casi que parecía una playa del Mar Caribe.



Definitivamente este fue uno de esos días que vi mi país con ojos de turista, lo disfruté tanto que cuando nos íbamos tuve el mismo sentimiento cuando me bajo de un avión.





2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo