top of page
  • Bernadeth Cordoba

MI GUÍA PERSONAL PARA PLANIFICAR UN VIAJE... SIN APUROS...

Cuando llego a Panamá después de un viaje, mi mente ya está pensando en el siguiente destino. Cada detalle, reserva y actividad, lo organizo personalmente, porque para mí viajar es una experiencia completa y mi principal objetivo es disfrutarla al máximo.


Primero, elijo el destino, y esta decisión depende de mis gustos personales y lo que deseo experimentar. Luego, comienza mi investigación exhaustiva sobre todo lo que se puede hacer en ese lugar. Para mí, esta etapa es crucial, ya que evito caer en trampas turísticas y vivir experiencias que no cumplen con mis expectativas.



Family trip Paris

Permíteme darte un ejemplo: estoy planeando mi viaje del próximo año y al principio, me encantaron las fotos de la hermosa Costa Amalfitana en Italia que inundan las redes sociales. Sin embargo, a medida que investigaba, descubrí que llegar en coche podría ser complicado debido a las estrechas calles y el tráfico intenso. Pero luego encontré la opción perfecta: llegar en ferry. ¡Así que bingo, el ferry se convierte en mi transporte elegido!


Además, al ser un destino costero, ¡una visita a la playa es imprescindible! Pero al investigar más a fondo, descubrí que las playas de la zona están llenas de piedras, y para nuestra familia, una buena playa debe tener arena. Así que, aunque el destino sigue siendo hermoso, decidimos que no era lo que estábamos buscando para nuestro próximo viaje. Quizás en otra ocasión lo visite como una excursión de un día desde el ferry, pero no se ajusta a nuestros planes actuales.


Playa

Una vez elegido el destino, es momento de definir la duración del viaje y el presupuesto. En esta etapa, hago un borrador de la cantidad de días que vamos a estar y estimamos los costos de vuelos, alojamiento y gastos diarios. Esto nos ayuda a tener una idea clara del presupuesto necesario y nos permite ajustarlo si es necesario.


Las fechas del viaje son otro aspecto importante. Busco vuelos y elijo los días de ida y vuelta que se ajusten a nuestro presupuesto, teniendo en cuenta la flexibilidad de cambios en caso de cualquier eventualidad. Generalmente, busco en sitios como Skyscanner.com y Expedia.com para comparar precios y luego realizo la compra directamente con la aerolínea.


La siguiente tarea emocionante es reservar el alojamiento. En mi caso, busco hoteles o apartamentos en ubicaciones céntricas y seguras, que ofrezcan comodidades para asegurarnos de tener una estancia confortable. Mi sitio preferido para hacer estas reservas es Booking.com, donde puedo comparar opciones y, en la mayoría de los casos, reservar sin necesidad de pago por adelantado y con la opción de cancelación gratuita en caso de cambios de planes.


Una vez que tengo el alojamiento asegurado, comienzo a planificar las actividades y los lugares que quiero visitar en el destino. Investigo en guías de viaje, blogs de viajeros y páginas web oficiales para obtener información detallada sobre los principales puntos de interés, atracciones turísticas, actividades al aire libre, opciones gastronómicas y eventos culturales que podrían estar ocurriendo durante mi estadía.


Hago una lista de las cosas que más me interesan y las organizo según su ubicación geográfica para optimizar el tiempo y minimizar los desplazamientos. También investigo sobre tours guiados, excursiones y actividades específicas que puedan enriquecer mi experiencia en el destino.


Es importante mencionar que, aunque me gusta tener un itinerario y una lista de actividades, también me dejo espacio para la espontaneidad y la exploración. A veces, los mejores momentos de un viaje ocurren cuando nos permitimos perder el rumbo y descubrir lugares y experiencias inesperadas.


En cuanto al transporte local, evalúo las opciones disponibles en el destino. Si es un lugar con buen sistema de transporte público, como una ciudad grande, aprovecho para utilizarlo y moverme como lo hacen los locales. Si el destino requiere un medio de transporte específico, como un auto de alquiler, un tren o un ferry, me aseguro de hacer las reservas correspondientes con anticipación.


Ferry

Finalmente, reviso los requisitos de visado y los aspectos de seguridad y salud del destino. Verifico si necesito obtener algún visado previo y si hay recomendaciones de vacunas o precauciones específicas a tener en cuenta. También considero la posibilidad de contratar un seguro de viaje que me brinde cobertura en caso de cualquier imprevisto durante mi aventura.


Con todos estos pasos, puedo decir que estoy lista para emprender mi próximo viaje. La planificación minuciosa me ayuda a tener una experiencia más organizada y a aprovechar al máximo cada momento. Sin embargo, siempre mantengo una mente abierta y flexible, permitiéndome disfrutar de las sorpresas y las maravillas que el viaje pueda traer.


¡Espero que esta guía personal de planificación de viajes te sea útil en tus propias aventuras! Recuerda adaptarla a tus preferencias y necesidades, y no olvides disfrutar del proceso de planificación tanto como del viaje en sí. ¡Feliz viaje!




14 visualizaciones0 comentarios

ความคิดเห็น


bottom of page