3 "ROOKIE MISTAKES" QUE DEBES EVITAR

Nadie es perfecto. Cuando se está empezando algo nuevo somos vulnerables a cometer errores… pero son esos errores los que nos ayudan a crecer.



Cuando empecé mi negocio de pastelería desde casa, acababa de terminar de estudiar Artes Culinarias. Uno pensaría que ya en ese momento estaba más que preparada para iniciar mi propio negocio. Al menos para mí, nada podía estar más lejos de la realidad.

Cuando empecé, tenía nociones de ciertas cosas, pero exactamente como llevar un negocio de pastelería no tenía ni idea… Podría decirse que empecé algo entre hobby y “negocio”. Realmente el primer año fue más hobby y poco a poco se fue transformando en negocio, y esto es algo que hay que sincerarse, para saber en qué áreas se necesita reforzar si lo que se quiere es tener un negocio.



Hoy en este post te quiero compartir los 3 errores que debes evitar cometer:

1. Usar en un cliente, una receta que nunca has hecho:


Mi regla es “no se ofrece un sabor nuevo, si no ha sido previamente probado”. Pero esto lo aprendí con el tiempo. Cuando haces una receta que encuentras en internet o en un libro, muchas cosas pueden salir mal. Debes tener en cuenta que los ingredientes a los que tienes acceso no son los mismos, o de la misma calidad de la persona que compartió la receta en su libro o en un blog. En algunas ocasiones tienes que adaptar esa receta a las condiciones de clima en el que te encuentras. Además, es algo que no habías probado, así que ¿cómo sabes que lo que vas a entregar tiene buen sabor?¡!!!. Y súmale a esto la presión de que es un producto que tienes que entregar.

Actualmente, cada vez que voy a agregar algo al menú lo pruebo varias veces. Y no solo aplica para las recetas de bizcochos y postres, esto también aplica para las recetas que uso para coberturas. Panamá tiene uno de los climas más complicados y bipolares para trabajar pastelería creativa. Por ejemplo, en un inicio yo utilizaba buttercream americano (no es mucho de mi agrado, ni el mejor para trabajar en Panamá, pero era lo que conocía en aquel momento). Cuando decubrí que existía el buttercream de merengue suizo y el buttercream de merengue italiano, antes de hacer el cambio probé la receta y dejé un pastel expuesto a las peores condiciones para saber que pasaba. Cuando me sentí segura, fue entonces que lo ofrecí a mis clientes y pude realizar una lista con una serie de recomendaciones para que tuviesen buenas experiencias con sus pasteles.

2. Usar bases de pasteles muy delgadas o de mala calidad:


Usar bases muy delgadas o de mala calidad afectan la estructura de tu pastel, y más cuando trabajas pastelería creativa. El pastel (de varias capas) + relleno + cobertura + decoraciones son muy pesados y se debe usar una base que aguante no solo la estructura como tal, sino además transportarlo + todo el tiempo que el pastel estará en el evento. Ten en cuenta también que usar bases de mala calidad, pueden dañar el acabado final del pastel (el pastel se tiende a quebrar en los bordes).

Mis favoritas son las bases de ½” drum (pastel de 3 niveles con base dum). Estas bases son lo suficientemente gruesas y fuertes para pasteles altos o de varios niveles. Sin embargo, se agotan muy rápido o a veces no son fáciles de conseguir.

También uso las bases de 3mm y 4mm, son bastanate fuertes, sin
embargo, no lo suficiente para pasteles muy altos, pesados o de varios niveles. En este caso te recomiendo pegar varias (de 2 a 3), de esta forma obtienes una base más fuerte y estable.

Nunca uses en tus pasteles bases sencillas de cartón. Estas bases sólo deben ser usadas para estructuras internas. En mi opinión
personal estas bases le quitan persencia y elegancia a tu producto final.






3. Establecer tus precios en base a lo que cobra la “competencia”:


Este es uno de los errores que más se comete cuando se está empezando. Esto se debe principalmente a falta de confianza y de conocimiento de ciertos temas. La gran mayoría de los emprendedores empezamos sin conocer muy bien lo que estamos haciendo y tratamos de hacer lo mejor que podemos. En mi caso, yo sabía que debía saber cuanto gastaba y en base a eso establecer el precio que iba a cobrar. Sin embargo, a la hora de colocar el precio al pastel dudaba porque no sabía si las personas estaban dispuestas a pagar lo que yo ofrecía.

Algunas cosas que me ayudaron a ganar más confianza desde el día uno y con el tiempo sentirme más cómoda colocando precios:
- Nunca nunca nunca publiqué fotos de pasteles que no fueran hechos por mí. Primero que todo esto es un delito y se llama plagio. Segundo, de esta forma me aseguraba que cuando alguien me contactaba tenía una noción de mis resultados finales, es decir, no estaba engañando a nadie.

Generalmente los clientes cuando quieren un pastel te envían una foto diciendo que es lo que quieren. Si lo que yo veía en la foto era algo que yo sentía no estaba en mis capacidades lograr, les decía que visitarán mi página de Instagram y vieran pasteles hechos por mi, esto con la idea que no se hicieran falsas expectativas y conocieran mi trabajo.

- Aprender un poco de más sobre costos. Cuando estaba en la escuela de cocina se da una materia de Costos. Honestamente la pasé muy bien, pero no sabía como aplicarla a mi día a día. Estaba clarita en calcular el costo de cada una de mis recetas, pero sentía que algo faltaba. Así que busqué cursos específicos que me ayudarán a aprender más del tema y como aplicarlo directamente a un negocio de pastelería. En estos cursos reforcé como calcular el costo de cada una de mis recetas, aprendí que me debo poner un salario y saber cuanto quiero ganar, que en el precio del pastel debe ir mano de obra y los otros gastos relacionados al giro del negocio (agua, luz, alquiler, gas, teléfono, internet, etc etc etc).

- Seguir aprendiendo y mejorando mi técnica de decoración. Mientras más practicaba y tomaba cursos más aprendía, así que me sentía más segura de lo que estaba haciendo, y por ende me fue cada vez más fácil reconocer mi valor y el valor de lo que estaba haciendo.

Bonus: Dije 3 errores, pero mientras escribía se me vino a la mente uno más, que me parece importante compartir:

4. Tratar de ahorrar centavos con materia prima "más económica", pero de mala calidad.


Let´s get real people!!! si afecta la calidad (sabor, textura, experiencia) de tu producto final, no lo hagas. Algo que he hecho siempre es respetar la calidad de los ingredientes. Cuando ya sabía que realmente quería un negocio, empecé a buscar opciones de ingredientes "más económicos" para ahorrarme un par $$$. La realidad es que en mi experiencia, cada vez que probaba hacer el cambio el resultado no me gustaba para nada, y sí a mi no me gustaba, a mi cliente mucho menos le iba a gustar.

Es cierto que se debe ser cuidadoso con el dinero cuando tienes un negocio. Pero primero prueba bien el cambio que vas a hacer y piensa si vale la pena ahorrarse ese $1. Pregúntate y haz el ejercicio: ¿vale la pena usar margarina o lo que es peor grasa vegetal y ahorrarme solo $3 por cake si sé que el sabor y textura cambia totalmente?, ¿vale la pena comprar una base de cartón de $0.30 vs una de buena calidad si sé que la de cartón no aguantará la estructura de mi pastel? Al final las consecuencias te pueden salir más caras.

Tip: Hay formas de ahorrar sin necesidad de que afecte tu resultado final:
- Mira si según el tamaño de tu negocio te es factible comprar cajas y bases al por mayor.
- Compra productos directo a los proveedores y no en el supermercado.
- Revisa tus procedimientos. Mira si hay algo que puedes acortar el tiempo en que lo realizas.

No te asustes. Con todo esto no quiero decir que pares y esperes a que estés 100% lista. La verdad es que nunca estamos 100% listos para empezar algo. Sólo que en el camino te informes, aprendas de tus errores, que es al final lo que nos hace crecer como negocio y como personas.

Si te gustó este post o sientes que hay alguien a quién le pueda servir no dudes en compartirlo.



36 visualizaciones0 comentarios